¿Qué es?

¿QUÉ ES: “EL TEATRO COMO OPORTUNIDAD”?

El teatro como oportunidad ofrece una formación teatral diferente a lo habitual. Porque para nosotros el teatro es mucho más que espectáculo.

EL teatro es una maravillosa oportunidad de compresión y conocimiento sobre lo  humano, y en lo personal nos ayuda a desarrollarnos de una forma creativa, lúdica y lúcida.

El teatro como Oportunidad integra el teatro con las bases teóricas y prácticas de la Gestalt y otras corrientes humanistas en las que somos expertos.

Desde el 2006 ofrecemos  cursos, talleres, formaciones, actividades gratuitas y un MASTER que une el aprendizaje del teatro al crecimiento personal.

Si vienes del ámbito teatral, educativo, social o terapéutico, te llevarás herramientas y conocimientos útiles para ti mismo y para guiar a otros en este camino que une el teatro al desarrollo humano, de una manera respetuosa, cálida y sobre todo muy profesional.

Los diferentes PROCESOS FORMATIVOS te ayudan en diferente medida a disfrutar y aprender éste enfoque.

El trabajo se construye sobre dos aspectos importantes: uno es la tarea y el otro la relación. La tarea es el teatro y la relación se orienta desde la actitud que propone la Gestalt: conciencia, presencia y responsabilidad. Tanto en la relación con uno mismo como en la relación con los otros, en lo referente a la CREATIVIDAD, la COMUNICACION, la EMPATIA, LA ESCUCHA, etc. Logrando un beneficio extra de autoconocimiento y bienestar en las relaciones.

No es necesaria ninguna experiencia previa, basta con un propósito personal que te motive.

En el 2012, después de 20 años de aprendizajes, publicamos el libro “El teatro como oportunidad”, que cuenta nuestra manera particular de unir el teatro a las terapias humanistas.

Estamos en el Institut Gestalt, un centro de prestigio y referencia desde 1985.

 

Entrevista a las creadoras de: El teatro como Oportunidad.

Cerrina_Lorenzo_MG_6782 - Versión 4

Isabel Montero nació en Barcelona en 1970 y Mª Laura Fernández nació en Buenos Aires en el mismo año. Isabel es trabajadora social y Laura psicóloga. Ambas estudiaron teatro desde muy jóvenes y posteriormente se formaron en terapia Gestalt y otras corrientes terapéuticas.

En el 2006 Joan Garriga, uno de los directores del Institut Gestalt de Barcelona, las presentó y les propuso hacer un taller uniendo sus conocimientos en teatro y Gestalt. Allí mismo inician su recorrido por el espacio de encuentro entre el teatro y la terapia, que converge en El teatro como Oportunidad, un enfoque que une los elementos del trabajo del actor sobre sí mismo con principios básicos de la actitud terapéutica desde una perspectiva humanista, especialmente desde la Gestalt.

En 2012 publican un libro que recoge la historia, la teoría y la práctica que comparten ambas disciplinas: “El teatro como Oportunidad. Un enfoque del teatro terapéutico desde la Gestalt y otras corrientes humanistas”, publicado por la Editorial Rigden.

Entrevista realizada por Txell Rovira.

 

¿El teatro como Oportunidad de…?

Ante todo, una oportunidad de hacer teatro… Y también de conocimiento,  de crecimiento y aprendizaje, de autodescubrimiento compartido, de creación y acción…

¿Cómo usáis el teatro?

Lo que usamos del teatro es el trabajo creativo del actor sobre sí mismo, trabajamos con personajes, historias, conflictos teatrales, el teatro nos facilita una plataforma de ficción muy interesante. Todo esto implica una labor del actor que le permite conocer su instrumento de trabajo: cuerpo, emociones, pensamientos y creencias, para intentar ir más allá de sí mismo, ampliar sus recursos emocionales y físicos, asumir roles diferentes y actuarlos con verdad y corazón. Así hemos aprendido  el teatro de nuestras primeras maestras de teatro Mónica Bruni, Karina Álvarez y Gurene Marín a las que les estamos siempre agradecidas. Aunque nuestro objetivo es que la persona o el actor pueda manejarse con mayor libertad, alegría, amor y respeto, sea cuál sea su profesión y el teatro es una preciosa herramienta para avanzar en el trabajo sobre uno mismo y eso lo hemos aprendido especialmente en el Institut Gestalt, donde desarrollamos nuestros proyectos desde 2006.

 

¿Consideráis el teatro como una oportunidad de empatía ?

Muchas veces sí que sucede un desarrollo personal, ya que jugando a ser otro, y actuando en consecuencia, se abren nuevas puertas al entendimiento de lo humano. Puedes ponerte en la piel de otros personajes que tienen una forma de ser, de mirar el mundo. Pueden ser personajes temidos, admirados, amados o despreciados, da igual, el trabajo de entrega del actor, nos permiten sentir la humanidad profunda que compartimos, más allá del carácter, las acciones o los valores que nos diferencian. Observar y actuar tocado por lo humano ayuda a  nuestra comprensión, capacidad de empatía y tal vez de nuestra manera de estar con otros y en el mundo.

¿Qué valoráis del teatro?

Muchas cosas, una de ellas es que  se hace con otros ya que el trabajo empieza con uno mismo pero no acaba ahí. Es un arte colectivo, creamos algo que es disfrutado por otros: el público. Haciendo disfrutar al público nos alegramos nosotros. Y la alegría crece en el quehacer común. Pero esto no lo diferencia de otras disciplinas artísticas, lo diferente es que para hacer teatro tengo que prestar el cuerpo y las emociones para hacer vivir a otros seres humanos a través de mis facultades, personajes de historias que se mueven, hablan, sienten, se relacionan y cuentan algo, para un público que lo disfruta en 3D, en vivo y en directo.

¿Por qué teatro?

Por que el teatro nos muestra la humanidad en sus diferentes formas. Además te brinda la oportunidad de entregarte a una experiencia creativa que va más allá de ti y dar lo que tienes, jugar (interpretar es “to play” en inglés), actuar con generosidad para otros (el público) y recibir de ellos el aplauso, el silencio, la gratitud. Puedes sentir satisfacción por lo que haces, aunque a veces cueste… Lloras, te ríes y todo eso puede ser terapéutico, sobretodo si se acompaña de un proceso de toma de consciencia, contacto con la humildad genuina el trabajo personal sobre uno mismo.

Por otro lado, el teatro es lo que ambas aprendimos en nuestra juventud, la vida nos lo puso delante y lo tomamos con ganas y nos ayudo a ser quienes somos. Las dos empezamos estudiando teatro de muy jóvenes, disfrutando del teatro dentro y fuera del escenario. Luego hemos ido conociendo, e incorporando en nuestro día a día y en nuestro quehacer profesional, las enseñanzas de otras disciplinas como son: terapia Gestalt, eneagrama, Constelaciones, técnicas psico-corporales. Pero nunca soltamos el teatro sino que intentamos crear nuestro propio enfoque sumando aquello que íbamos conociendo como terapeutas apasionadas por el teatro.

¿Como ayuda la Gestalt en vuestro trabajo?

La Gestalt es el enfoque que más empleamos, sobre todo para relacionarnos entre nosotros y con el grupo, de manera consciente y asumiendo siempre la propia responsabilidad. Además el autoconocimiento permite ir más allá en la propia creatividad. La Gestalt puede entenderse como una forma de estar en el aquí y ahora consciente, despierto y asumiendo la propia responsabilidad, y también tiene la parte dionisíaca del disfrute y la espontaneidad.  Una forma de estar que invita a soltar corazas, fruto de nuestros miedos y confiar en otra forma de relacionarnos, aceptar al otro tal como es y a mi mismo en aquello que no puedo cambiar. Estar con lo que somos y sentimos o pensamos,  sin tampoco hacer de ello bandera. Y esta actitud no se trasmite sino por contagio entre otros… Nosotras vamos aprendiendo cada día con paciencia y confianza, no hay una meta que alcanzar, aunque sí hay indicadores que nos ayudan a orientarnos y saber si vamos bien.

Pdf misión 2

¿Qué ofrece vuestro libro a los lectores?

Para nosotras el libro ofrece un viaje interesante a través de la historia del teatro. Puedes encontrar en él un resumen sobre las enseñanzas del los maestros que han sido referentes respecto al trabajo del actor sobre sí mismo, como ser: Stanislavski, Meyerhold, Reinhardt, Grotowski, Brook, Lecoq, Donnellan, Boal, entre otros. También describimos algunas disciplinas que utilizan el teatro enfocado a lo personal como el Psicodrama, la Dramaterapia, la Multiplicación Dramática y  la terapia Gestalt. Por último proponemos dinámicas y ejercicios para su aplicación en la práctica. Pensamos que leyendo el libro puedes conocer la síntesis de las enseñanzas de muchos maestros que sembraron este terreno y dieron preciosos frutos.

¿Que os gustaría estar haciendo en 10 años?

Estaríamos contentas de continuar ofreciendo Formación, Master y talleres en el Institut Gestalt. Nos gustaría que sigan viniendo personas de diferentes partes del país y de otros países, como sucede ahora, y que las semillas de este proyecto florezcan en diferentes personas y con sus propios matices.

Txell Rovira